Si algún artículo te gusta, no dudes en pinchar sobre +1

sábado, diciembre 18, 2010

Acantilados de papel 329: Alborada del gozo

FICHA:
ALBORADA DEL GOZO

de Pedro Javier Martínez Martínez
Edita: Ayuntamiento de Lepe
Mayo de 2009
Género: poesía
Encuadernación: Rústica
ISBN:
978-84-934984-6-7
94 páginas.
Página del autor.


Pedro Javier Martínez
Alborada del gozo
Premio Ciudad de Lepe, 2008


COMENTARIO DE Jesús Cánovas (cortesía de Ágora, papeles de arte gramático)
Refiere Jean Guitton en Ensayos sobre el amor humano que “la primera fase del amor es una fase de iniciación, sorpresa y misterio; es una fase nupcial y, por así decir, sagrada, sobre la que los hombres callan aun en sus libros”. Concedamos que el amor comienza con el descubrimiento mutuo, que es sorpresa, por lo que de novedoso y original tiene, y es misterio, por cuanto se adentra en una alteridad ignota, incitadora, pronta al descubrimiento y ofrecida, aunque velada siempre; pero no podríamos conferir que todos los hombres silencian o encierran tal vivencia en el claustro de su intimidad y no quieren hacerla partícipe. Pedro Javier Martínez no está dispuesto a callar sobre su experiencia amorosa. Ya en el soneto programático del inicio de esta Alborada del gozo —por otra parte, excelente—, el poeta, desde la madurez de una vida plenamente cumplida en el amor, convoca su recuerdo y nos lo participa:

Estoy, amor, tras los cristales, preso,
escuchando el bramido de la lluvia
y su caída, atropellada y turbia,
me incita a recordar el primer beso…

Y es que el solipsismo —un yo incomunicado y cerrado sobre sí mismo— no es posible si existe la realidad del amor. El amor es, por su esencia, relacional, interacción dialéctica, cambio y apertura. Por eso, amar, significa, en primer lugar, abrirse a la alborada del gozo. La alborada es el encuentro del yo con el tú y, el gozo, la emoción que se sigue cuando, por el amor, se rompe el dique de la soledad y se comparte el mismo juego que el amor propicia. Este “yo” es el de un hombre; el “tú”, el de una mujer, única alteridad posible; y aún podríamos precisar más, este “yo” es el del poeta, Pedro Javier Martínez, y el “tú”, el de Josefita Albentosa, permanente amada en el recuerdo que concitan los versos: “Si extendiera mi mano, aprehendería/el cielo de tus ojos. Pero huelga/con mirarte un instante/para saberte mi universo único.”

Pero vayamos por partes. El amor necesita cuerpos en qué ejercitarse, bocas en qué sumirse, ojos en qué abismarse; la corporeidad y la forma son exigencia y base de su dialéctica. Si por el amor se transparencia el cuerpo, por el cuerpo se vivencia el amor. Por eso el poeta añade sensualidad, la que enseguida se engalana de dulzura, pues no es su verbo áspero o desabrido sino delicado y transido de ternura acorde con la pasión bella y dócilmente encauzada—a veces, no tanto— y la sensibilidad compartida que nos quiere trasmitir. Buscaba en lo sencillo de las cosas y se encontró con el brunido zafir de unas pupilas; de este modo, al hallar el poeta esos ojos únicos, abandona toda búsqueda y desciende, al igual que la abeja a la flor, para sorber de los labios de la boca de la amada (“y me quedé sorbiendo de por vida/ en la erudita fresa de tu boca.”) Bien mencionaba el autor de El collar de la paloma, Ibn Hazm de Córdoba, cuando ponderaba las señales del amor que “es la primera de todas la insistencia de la mirada, porque es el ojo puerta abierta del alma, que deja ver sus interioridades, revela su intimidad y delata sus secretos.

Antes de la boca, fueron los ojos; después de los ojos, la boca; consumida la boca, devorada, el pubis. Pero, concluido el descenso de la sensual dialéctica, del pubis se ascenderá a la boca, de la boca a los ojos; así quedará alumbrado el espíritu. No hay aquí juegos malavares de pura retórica, ficción fácil en el vacío; el poeta convoca su experiencia y narra su vivencia. El yo, sujeto amante, no literario sino real, captado por una mirada, se enciende al deseo y sale fuera de sí en la dirección de la boca que le marca el fulgor de un destello, el tú, sujeto amado, constituido de repente. Por libar esta flor ofrecida se anula y se pierde, mas luego retorna a sí mismo, con más consciencia de sí —ensanchado, profundo—, pues en la alteridad encuentra su razón de ser y de existir. Y esto es enriquecerse, perderse y encontrarse: el yo deviene en el tú y el tú en el yo, hasta el punto que ambos se trasforman y ya no son más yo ni más tú: son, simplemente. Este parece ser el orden, en espiral y dialéctico, que nos marca Alborada del gozo, transformándose de esta manera el poemario, casi imperceptiblemente, en un tratado poético del amor.

Luz para los ojos es el amor (“Para hablar de la luz,/he de echar mano del brillo de tus ojos”, como el relámpago, impactante en su fulgor, dice el autor en brevísimo poema.); la luz es apertura, y donde brilla, no hay oscuridad, desaparecen las sombras. Mar para la boca es el amor (“Tu boca, inquieta a veces/ como una mar abierta y agitada…”); la mar —siempre en femenino en la voz del poeta— es amplitud, serenidad o agitación, y, por la mar, la mar: un “azul frente al azul” de los cuerpos desnudos y vencidos. Para el amor, anchura y libertad, un ruiseñor del beso que nada lo entretiene, horizonte, trigal y aire en estampida de golondrinas; hay blancura, albor, inocencia primera en ese juego sacro y ceremonial del sexo, alboroto, mas no inane laberinto de pasiones. Y esta sexualidad de la que el autor hace gala y recrea hasta el extremo como danza tántrica se expresa frecuentemente en imágenes orales de impactante originalidad, con sus invariables reverberaciones de los mares o los ojos: “¡Ay el sexo furioso de tus ojos/empujando deseos en mi lengua!”.

¿Qué es el amor? Para Pedro Javier, encuentro, sí; también libertad, sí, suprema libertad; y luz, y mar, sí; sexo, boca, ojos, sí; gozo, albor, sí. Todo eso y más; El amor, final y definitivamente, es destino, o, si mejor se quiere, estado: “Tus ojos, con destino en mi destino/desembocando en luz sobre mis ansias.” De otra manera dicho: “… y adivino/que no existe a mi vida otro destino/que el dios de tu dulzura.” La relación a la que invitaba la dialéctica del amor, desemboca, estrechada hasta el extremo, en la confluencia de un destino único para los amantes: “Quiero seguir ungido por tu noria/ayuntados en un mismo latido...”. Pero digo también que el amor es estado —lo que no se le hurta a la consideración del poeta—, porque antes del amor era el amor; de ahí esa búsqueda incesante en ansias de la alborada que lo revela y el gozo como consecuencia, celebración y cumplimiento. Y es que la raíz prístina del amor es el encuentro incondicional en la libertad de los amantes que se quieren para siempre, lo que también es luz —homologación de sus consciencias por sus cuerpos—; luz no otra sino la fiesta del espíritu: su vuelo. Cumplida queda de esta forma la dialéctica del amor, y quizá por esto el poeta pueda decir: “Soy de aire y de aire en tu mirada/y la brisa que baila en tu cintura.”


Pedro Javier Martínez con cada nueva entrega pone el listón más alto. A una larga trayectoria literaria salpicada de títulos imprescindibles en la biblioteca de quien se quiera sabedor del panorama de la poesía actual, entre los que cabe destacar Los jinetes de lo impuro, Premio Torrevieja de poesía, suma esta Alborada del gozo, obra ganadora del XI Certamen Internacional de Poesía Ciudad de Lepe.

No hay comentarios: