Si algún artículo te gusta, no dudes en pinchar sobre +1

miércoles, abril 04, 2012

Acantilados de papel, 402: Sifarnodo, noches de luna oscura



FICHA:
SIFARNODO
de Juan de Dios Sáez Clavijo
Edita: JuanDe Clavijo
Murcia, diciembre de 2011
Género: Relato, poesía
Encuadernación: Rústica
119 páginas.
Página del autor.


COMENTARIO de Francisco Javier Illán Vivas.
Conozco la obra de Juan de Dios Sáez desde hace varios años, bastante años más bien- que el tiempo pasa con una velocidad, a veces, de vértigo-. Le seguí casi a diario- eufemismo para no decir mensual o bimensualmente- hasta la fatídica tarde de las
Puñaladas Traperas, un 2 de diciembre.

Durante unos años le perdí la pista, hasta que esos inventos del demonio que son las redes sociales (facebook y twitter especialmente) volvieron a cruzar nuestros caminos personales y literarios.

Fue entonces cuando me encontré, en el Paseo de las Letras, en el Jardín de la Compañía, en Molina de Segura, con Juan de Dios Sáez, antes de ese momento mi relación había sido con un viajero, con un caminante, peregrino más bien, a quien conocía como
JuanDel Trueno.

No sé si aquel JuanDel Trueno tiene algo que ver con Sifarnodo, nocturna criatura que vive encerrado en las mazmorras de Juan de Dios Sáez, aguardando la noche para “buscar los instintos más deleznables, las caricias más perversas y escarbar con sus largas y sucias uñas entre los sentimientos de los demás”, como nos cuenta el autor en el prólogo. Como os digo, no sé qué tienen en común, pero casi me atrevería a apostar por que aquel era un estadio anterior en el desarrollo evolutivo del nocturno Sifarnodo.

Y así, en la mezcla de ese deleznable ser (“me cuesta imaginar qué sería de la pobre bestia de Sifarnodo sin mí”) y de Juan de Dios Sáez (“aún me preocupa más pensar qué sería de mí sin él”), va naciendo día a día, noche a noche, el contenido del libro que nos ocupa- por cierto, Editor, excelente edición-.

Recopilación de “trocitos de vidas, de minúsculas historias, de sentimientos, de sueños, de realidades…” en el que algunas veces no sabremos si estamos ante el sueño, o ante la realidad, si el sueño se ha hecho realidad o si lo hemos roncado.

Destado dos relatos, uno brevísimo: “Caminante”, con la muerte como protagonista, y el otro “Poeta enamorado”, un poco más extenso, me ha hecho reír un buen rato.

Pero hay más, mucho más, más de cien páginas de esos trozos de vida y, como termina el titulado “Y nadie se paró a pensar”, yo también quisiera ver lo que JuanDel Trueno,
Sifarnodo o Juan de Dios Sáez esperaban de mí, porque así sabré contestar a lo que los demás le estáis preguntando.


PD: Si Sifarnodo es un ser que despierta por las noches… ¿con quién chateaba yo hace un par de ellas alrededor de las cuatro de la noche?

No hay comentarios: