Si algún artículo te gusta, no dudes en pinchar sobre +1

sábado, septiembre 15, 2012

Acantilados de papel, 431: Gadea

Domingo Nicolás
Gadea
Talavera de la Reina, 2009

A principios de este verano de 2012, mi buen amigo Jesús Cánovas me entregó un ejemplar de Gadea, el poemario del murciano Domingo Nicolás, recomendándome su lectura.

Una obra que fue premio Rafael Morales 2008 y se publicó en 2009 dentro de la colección Melibea, del Ayuntamiento de Talavera de la Reina, su número ciento catorce, una cifra que dice mucho de estos veteranos concurso y colección.

El título me trajo, inesperadamente, recuerdos de una temprana edad que se marchó y que hoy aparece de muy tarde en tarde en colores quemados por el sol del Mediterráneo, no sé si anaranjados o amarillentos, casi como el color de la portada del libro, pero nunca grises. (Cualquier molinense de origen sabe quién- y quienes- es Gadea, apellido de una emprendedora familia en nuestra localidad).

Pero el Gadea de Domingo Nicolás es mucho más, o mejor dicho, son muchos personajes, con los que conversa el ¿autor? nacido en 1937: puede ser Dios, pero también el diablo; es la más reluciente María, en sus muchas advocaciones, pero también una mujer humana tan bella que nos parecerá celestial; es un niño, pero también un adolescente enfrentado a cuanto rodea al narrador, al recitador, y que hoy, en 2012, tiene casi más sentido que en aquel lejanísimo- ¡cómo pasa el tiempo!- año de 2008: el hambre, la injusticia, el amor y el odio; y, por supuesto, la muerte. Y su origen, o su final, tendrá que descubrir el lector.

...Sin embargo, tus horas enigmáticas
ya inauguran el día.
Llegas y eres vilano sutil o voz del aire,
con quien nadie ha habitado
sino Dios, solo Dios...

El jurado del premio Rafael Morales destacó que Gadea es "una sorpresa en cada verso, a cada paso", una obra para ellos- los miembros del jurado- sorprendente y que fue premiada de forma unánime y con prodigalidad de elogios.

...Hay días en los que sobra cuanto uno necesita:
hoy es el día hermano
y nada en él es nuevo:
la integridad es como
la esperanza, una línea misteriosa
donde acunar el pálpito: inconsiste:
hoy es un día hermano en la tristeza.

Francisco Javier Illán Vivas

No hay comentarios: