Si algún artículo te gusta, no dudes en pinchar sobre +1

viernes, febrero 26, 2010

Acantilados de papel 284: El alfabeto sagrado


FICHA:
EL ALFABETO SAGRADO
de Gemma Nieto
Edita: Temas de Hoy
Madrid, septiembre de 2009
Género: Novela
Encuadernación: Cartoné
ISBN: 978-84-8460-804-2
539 páginas. 21 euros.
Página de la autora.
Página del libro.


COMENTARIO de Francisco Javier Illán Vivas.
Los mandeos son un grupo gnóstico que tienen momentos históricos en común con las grandes religiones, en especial con la cristiana, y que hoy malviven perseguidos- algo que les es común con los cristianos- en Irak e Irán. Entre las tradiciones de los mandeos, que se remontan a Adán, pasando por San Juan Bautista, está su alfabeto, que la autora lo califica como el más antiguo que aún puede escucharse. Y en torno a ese alfabeto Gemma Nieto ha montado una novela con varias historias paralelas, que transcurren hacia su inesperado final, llevados por las investigaciones de un personaje, Víctor Lavine, quien trabaja para Archeo Srl., sin conocer con certeza quien es su cliente final.

La autora nos situará en el año 2003, más concretamente el día 11 de abril, en el Museo de Bagdad, un país “que se estaba quedando sin historia”, algo paradójico para quienes regalaron al mundo la escritura, cinco mil años antes, como nos recuerda. Y asistiremos, entre tantos expolios y destrozos, al robo de una vasija mandea. Ese es el punto de partida para cuanto ocurrirá más adelante, trasladándonos sin solución de continuidad a la propia Bagdad, cuatro años después, donde conoceremos a los mandeos y sus rituales; a la Universidad de Cambridge, en el despacho del catedrático Samuel Sinclair, acompañado de la profesora Andrea Jacobs, especialista en cultura oriental: y al Monasterio de Santa Catalina, Monte Sinaí, en Egipto, para presentarnos al otro personaje principal, que ya he citado, Víctor Lavine, quien busca un manuscrito para su desconocido cliente.

Esos tres escenarios convergerán en Jerusalén, la ciudad eterna, la Ciudad Santa, la Ciudad Maldita, La Pecadora, y otros apelativos, según desde donde se mire. Pero será, a partir de ese momento, donde la autora desplegará todo su saber narrativo, aunque en capítulos que me han parecido demasiado largos- lo que afortunadamente, también es cierto, nos aleja del modelo browniano-. Lenguaje claro y preciso en las descripciones, a la vez que nos va regalando datos históricos, sobre todo en torno a los mandeos y lugares geográficos relacionados con ellos, algunos de los cuales, justo es reconocerlo, desconocía su existencia.

La tumba de Absalón, la gruta de San Juan Bautista, las ruinas de Amarna... los personajes en una carrera contra el tiempo, en la línea de las buenas novelas de aventuras, que podría significar el nacimiento de un personaje, Victor Laine, al que encontremos en posteriores investigaciones, ya sean relacionadas con la arqueología o no, y que para mí la autora no debió desvelar tan pronto quién era ese cliente desconocido.

1 comentario:

Gemma Nieto dijo...

Gracias Francisco, por tu reseña y por la crítica. Tendré muy en cuenta eso de los capítulos laaaaaargos (jajaja). Bs y gracias por todo. Gemma.