Si algún artículo te gusta, no dudes en pinchar sobre +1

jueves, marzo 08, 2012

La casa de Bernarda Alba, en Alcantarilla


Con motivo del Día de la Mujer

Centro cultural Infanta Elena, Alcantarilla. Viernes 9 de marzo, a partir de las 11 y a las 21 horas.



Sinopsis
La casa de Bernarda Alba es una de las obras maestras de Federico García Lorca y de las letras hispanas porque es capaz de descorrer la cortina para que observemos los entresijos de esta casa, para mostrar, a partir de la tensión continua entre el deber y el deseo, el perfecto reflejo de una sociedad y un tiempo determinado, pero conformándose, a la vez, como la lucha constante que existe en cualquier pueblo y en cualquier momento entre las leyes inquisidoras y los deseos más profundos de libertad.

Sobre la obra
La casa de Bernarda Alba esconde bajo sus paredes todos los sentimientos, deseos ocultos, anhelos, recelos y odios de una familia gobernada por el matriarcado que regenta Bernarda Alba.

El texto comienza con el funeral del que fue segundo marido de Bernarda, Antonio María Benavides. Esta mujer de 60 años mantiene un poder dictatorial sobre su casa y sus cinco hijas, Angustias, Magdalena, Amelia, Martirio y Adela, basado en la tradición y una férrea moral que se rige por el mantenimiento del estatus social y la continua preocupación por lo que la mirada estricta del pueblo dirá. Como ella misma afirmará: «Aquí se hace lo que yo mando. Ya no puedes ir con el cuento a tu padre. Hilo y aguja para las hembras. Látigo y mula para el varón».

Siguiendo estas leyes impuesta por la moral y la religión, el entierro hace tomar a Bernarda la decisión de imponer sobre su casa un estricto luto de ocho años que encierra a sus hijas no sólo en la negritud de sus vestimentas, sino también en la imposibilidad de expresar sus anhelos más internos de libertad y amor.

Sin embargo, existen elementos que consiguen escapar de la mirada continua e inquisidora de Bernarda. El poder sobre sus hijas se ve desmoronado a lo largo de la obra a causa de un elemento que escapa de su poder: Pepe el Romano. Este chico, prometido de la mayor de las hijas, Angustias, de 39 años, la única nacida del matrimonio de Bernarda con su primer marido y por lo tanto de una herencia mayor que las demás, hace enloquecer al resto de las hermanas que vuelcan en él todos sus deseos sexuales y su posibilidad de escapar del seno materno. De esta forma es Poncia, mujer al servicio de Bernarda y, por tanto, también bajo su dominio, la que descubrirá ante la matriarca los encuentros furtivos de Adela, la única que no ha temido enfrentarse a las normas impuestas, con Pepe el Romano, o los deseos más ocultos de Martirio por este mismo hombre.

La tradición se ve enfrentada por los deseos de libertad más profundos de las hermanas, las férreas imposiciones de Bernarda se ven burladas por la decisión de Adela sobre su propio futuro.

La casa de Bernarda Alba es una de las obras maestras de Federico García Lorca y de las letras hispanas porque es capaz de descorrer la cortina para que observemos los entresijos de esta casa, para mostrar, a partir de la tensión continua entre el deber y el deseo, el perfecto reflejo de una sociedad y un tiempo determinado, pero conformándose, a la vez, como la lucha constante que existe en cualquier pueblo y en cualquier momento entre las leyes inquisidoras y los deseos más profundos de libertad.

No hay comentarios: