Si algún artículo te gusta, no dudes en pinchar sobre +1

lunes, enero 11, 2010

Acantilados de papel 272: Comunión


FICHA:
COMUNIÓN
de Eloy M. Cebrián
Edita: Alfaqueque Ediciones
Cieza, octubre de 2009
Género: Relato
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-937420-34
188 páginas. 15,95 euros.
Página del autor.
Página del libro.
Ilustraciones dela cubierta: Jose Callado


COMENTARIO de Francisco Javier Illán Vivas.
Doce relatos que, como se cita en la biografía del autor, algunos de ellos han sido premiados en diferentes certámenes literarios de la geografía española, conforman este libro de la colección “E. (Equipaje Ligero)” de Alfaqueque Ediciones.

Bajo el signo de El Sur (ya veréis por qué lo digo), nos enfrentaremos primero a los “Sonidos de un piso vacío”, donde un hombre y una mujer, unidos a otros, viven su amor sabiendo que estaba condenado a ser reprimido, por que ninguno sabía que eran puntualmente correspondido por el otro, lo que hará que Pablo y Elena llegaran a acostumbrarse a vivir en un estado permanente de exaltación erótica, hasta que los sonidos del piso que separaba sus respectivas viviendas, les llevarán a tener que tomar algunas decisiones importantes.

El siguiente relato, que da título al libro, “Comunión”, tiene como eje una frase de Gordo Muñoz: “el vino es como el amor. Una vez que lo pruebas, ya estás perdido”. Y ambas cosas, vino y amor, perdieron a quien parecía iba a convertirse en un perfecto sacerdote, y a los monaguillos que le acompañarían. Desde hace años se reúnen y celebran una extraña misa, que en esta ocasión, podría ser la última que celebrasen.

Monos de Mar” nos lleva a tiempos perdidos en la memoria, me atrevería a decir que mucho antes del nacimiento del propio autor, y nos presenta a dos hermanos que son “dos perfectos extraños”, que comparten, cada uno, el domicilio con lo que les parece un alienígena, por un conflicto de su infancia, una infancia, donde los días parecen no terminar nunca, pero cada uno de ellos barre todo lo anterior como un huracán. Y el narrador, con esos mimbres iniciales, recordará por qué él y su hermano se convirtieron en dos seres totalmente extraños, donde algo se rompió y descubrimos cual fue el momento último donde su hermano fue su hermano.

Tres versiones de El Sur” es, como nos lo presenta el autor, barbarie, muerte indiscriminada, violencia, fatalidad arbitraria. Sabremos en estas tres versiones que el Sur golpea, golpea, golpea.

Ese Sur parece extenderse hacia el siguiente relato, si es que no lo hace hacia todos, y en “Igual que entonces”, golpea las vidas de L.M.S. y de su esposa, M.J.G., o de ésta y aquel, que tanto monta, por algo que pasó durante un viaje de estudios a Mallorca, una noche en la que M.J.G. estaba tan borracha que ni se acordaba. Y la vida, aquí casi convertida en Sur, decidió sobre el prometedor futuro de dos jóvenes.

Podría seguir comentando los demás relatos, pero es la tónica general, esa de que el Sur está presente en nuestras vidas, en nuestros destinos, en el pasado, para volver a presentarse en el futuro, por que, aunque los días nos parezcan interminables como a aquellos dos hermanos, dura demasiado poco, como lo sentía M.J.G., ya que se deja de ser joven enseguida, y la vida decide siempre sobre los personajes, ya sea del solitario que respondía a los correos basura, o a quienes viajan en el AVE y hablan y hablan por teléfono, o al joven y prometedor profesor cuya madre hablaba con los muertos.

Porque Eloy M. Cebrián sabe, y nos da a conocer, que en cada vida suele haber un punto de inflexión en el cual, para bien o para mal, todo queda sentenciado.


EL AUTOR.
Eloy Miguel Cebrián Burgos (Albacete, 24 de diciembre 1963) es licenciado en Filología Inglesa y profesor en un instituto de su ciudad natal. Su actividad literaria abarca la narrativa juvenil y la novela para adultos. Para los jóvenes ha publicado Bajo la fría luz de octubre (Premio Jaén 2003), Vida de Alejandro, por Bucéfalo, y Operación Beowulf. En cuanto a su producción para adultos, cabe destacar El fotógrafo que hacía belenes (VII Premio Francisco Umbral), Los fantasmas de Edimburgo (finalista de los premios Fernando Lara y Herralde). Ha recibido también importantes galardones como autor de relatos breves, algunos de ellos se recogen en Comunión. Es, además, colaborador habitual en prensa y traductor literario ocasional, y desde hace una década codirige la revista de creación El Problema de Yorick.

No hay comentarios: