Si algún artículo te gusta, no dudes en pinchar sobre +1

viernes, agosto 20, 2010

Acantilados de papel 311: Los Muñecos diabólicos de mi caja de pájaros


FICHA:
LOS MUÑECOS DIABÓLICOS DE MI CAJA DE PÁJAROS
de Marian Raméntol Serratosa
Edita: Diputación de Córdoba
Córdoba, 2010
Género: poesía
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-8154-242-4
54 páginas.
Página del autora.
Ilustración de la portada: Cesc Fortuny i Fabré


COMENTARIO de Francisco Javier Illán Vivas.
Marian Raméntol no es una poeta al uso, ni sencilla, y eso que- como nos dice al final del libro que nos ocupa- se ha pasado media vida intentando definir la poesía, para llegar a la conclusión de que “debemos pasar olímpicamente de la palabra”, y, para demostrarlo, nada mejor que un ejemplo: el título del libro: Los Muñecos diabólicos de mi caja de pájaros.

Perfecto, casi ni una palabra. Pero creo que eso también la define a ella, aunque tanto queramos huir de las definiciones: usar las palabras, muchas veces las ironías, para no dejar tranquilo al lector, como cuando hablas junto a alguien y ves que se despista, le das leves golpecitos para que esté presto, atento. Marian hace eso con nosotros, en cada poema, con cada verso. Y, nueva ironía, como pasa olímpicamente de las palabras, los títulos de los poemas deben ser lo suficientemente largos para capturar la atención de ese desconocido lector o lectora que en estos momentos tenga su libro entre las manos y los ojos. Otro ejemplo: He oído aullar a la luna con la amarga boca de dios al lado.

El presente poemario, que fue galardonado con el IX Premio Vicente Núñez, lo dedica la autora a los poetas que marcaron un antes y un después en su poética: Eduardo Moga, Sergio Gaspar, Carlos Vitale, Francisco Javier Cubero, Cesc Fortuny i Fabré, Rubén Sáez, Irene Jové, Rafael Mammos y Mónica González Caldeiro, y, claro, con esa carga en la mochila es lógico que no deje a nadie indiferente tras la lectura de estos treinta y cinco poemas que nos cierra con un oscura petición: “Dejadme a solas con mis gatos/ ellos saben fijar la mirada justo antes del suicidio”.

No hay comentarios: